sábado, 22 de diciembre de 2007

Un recuerdo


Hoy me has venido a la cabeza. No te llegué a conocer nunca, de hecho, sólo te conocía de vista. La rutina sincronizada de algunas personas implica que éstas coincidan todos los días, en el mismo sitio, a la misma hora, día tras día… Y eso nos sucedía a nosotras.

Sin ninguna excepción, todas las mañanas coincidíamos desayunando en la cafetería de la facultad. A esas horas no solía haber mucha gente, por lo que era fácil quedarse con la cara y con las costumbres de las personas allí presentes. Recuerdo que tú siempre te ponías en la misma mesa, que leías uno de los periódicos que apilaban todas las mañanas en la puerta de la facultad y tomabas un café con tostadas. Recuerdo también que siempre pedías aceite porque odiabas la mantequilla.

Te encontraba allí todas las mañanas sin excepción, hasta aquél desastroso 11M. Desde entonces y hasta el último día de mi carrera, te busqué en cada desayuno y tu nunca volviste a estar allí sentada. Pregunté por ti al camarero, el cual confirmó mis sospechas. Y aún me acuerdo de ti, de hecho creo que tu recuerdo convivirá siempre conmigo.

Estas fechas no deben ser fáciles para tu familia, al igual que tampoco lo serán para muchas otras familias cuyos hijos, hermanos, madres, padres, amigos... estaban en ese tren.
En homenaje a ti, y a todos ellos, os dedico estas palabras. Os dedico este recuerdo. Somos tantos los que sentimos rabia por situaciones como esta. No es justo. No lo es.

11 comentarios:

La interrogación dijo...

Vaya, menos mal que has escrito algo así y me ha puesto los pies sobre la tierra.

Un beso!!

Jovekovic dijo...

Muy buen texto Mart@, pero debió ser muy duro para tí. Debería pensar ( los políticos) más en estas cosas cotidianas, cuando se ponen a negociar quién va a qué homenaje, de qué asociación de víctimas.

Mart@ dijo...

INTE: A mi me pasó lo mismo cuando me vino todo a la cabeza. Un beso guapa.

JOVEKOVIC: La verdad es que el politiqueo en realidad es sólo eso: teatro. Un negocio, hay que vender apariencias...

El Hidalgo Informático dijo...

La verdad es que historias de estas son las que sobrecogen el corazón. Muy buen texto.

Mariano Zurdo dijo...

Cuando se escribe desde la piel y con la verdad, salen textos como este.
Un besazo enorme para ella y otro enorme para ti.

Estilografic.blog dijo...

Qué bien tener un recuerdo de estos par volver a la realidad.

Un fuerte beso y Feliz Navidad, pequeña saltamontes.

Blau dijo...

Hola PequeñaSalta, me encanta tu nick. Gracias por la visita y los regalos jajajaja.

besos desde el caribe

Estilografic.blog dijo...

marta: que el 2008 traiga grandes cosas para ti y para tu blog.

Un beso y un gran salto, pequeña.

Mariano Zurdo dijo...

A ver, que ya sabemos que eres nueva en esto, pero o actualizas o te sacamos tarjeta roja.
He dicho. XD

Pequeña Saltamontes dijo...

Hola tocaya bloguera... jeje

Un bonito post el que has escrito.Un gesto bonito el recordar a aquellas personas que se nos fueron... un abrazo allá donde estén.

Y otro abrazo para ti y feliz 2008!

JGVA dijo...

Ojalá llege el dia en que nadie pueda decidir, en que nadie decida quitar la vida a otro ser humano...

Ojalá...

Porque nadie tiene derecho a hacerlo.