jueves, 3 de enero de 2008

"Para atrapar al ladrón"



Los conocidos habitantes de las regiones de Falsio y Sincerio -tan maniáticamente mendaces los primeros como veraces los segundos- tenían, entre otras muchas cosas comunes, una despensa de víveres en la que almacenaban reservas para el invierno. Diariamente la guardaban cuatro vigilantes, que podían ser de una sola de las regiones o de ambas. Un par de supervisores hacía, también a diario, recuento de los víveres: en una de esas inspecciones se encontraron con que la miel había desaparecido. Llevados los cuatro guardianes a prestar declaración a la comisaría, cada uno manifiesta lo siguiente:
Samuel: Fue Benito
Benito: Fue Domingo
Tomás: Yo no fui
Domingo: Benito miente diciendo que fui yo.
Si se sabe que tres de los guardianes eran de Falsio y uno de Sincerio: ¿quén robó la miel?, ¿quiénes eran de Falsio?

9 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

¿Nos vas a hacer pensar?
¿Te harás cargo tú de los gastos hospitalarios por los esguinces de cerebelo?
Ains qué imprudente...

Mart@ dijo...

Temeraria, si... jajaja

JAL dijo...

Hay múltiples posibilidades, en cualquier caso la miel la debió de robar un chorizo

Belén dijo...

Un cabrón, no tiene otro nombre... quien roba una miel es cabrón y tonto, si esta super barata en el eroski venga ya....

Besosssss

Carlos Añejo dijo...

El auténtico ladrón fue el apicultor, que le robó la miel a las abejas.

Llevamos miles de años robándole la miel a las abejas, pero un día gritarán ¡NO!, y se levantarán en armas, y conquistarán el planeta, y ni Charlton Heston escapará a su venganza.

Vale, vale... estoy pensando.

Saludos.

Jovekovic dijo...

El ladrón primero es el apicultor, que es un fraile, pero el ladrón más grande y explotador es el segundo, que es obispo y miente todavía más que el primero.
Por supuesto, los dos son de Falsio de toda la vida. Espero que las abejas se levanten en aguijones, y les pinchen en el culo a los obispos y a los frailes, hasta que les salgan almorranas que les hagan pupa. Mucha pupa.

Clandestino dijo...

A tí te parece normal empezar el año así?? Con tanta adivinanza y tanto problema??

La miel la robó Samuel, está clarísimo. Me voy a dormir que estoy exahusto de tanto pensar.

Desesperada dijo...

pero, pero, pero, ¿pretendes que piense? imposible. plantea el enigma a un obispo, seguro que te lo resuelve rapidito: todos son homosexuales y se casaron entre ellos jajajajaja

El Hidalgo Informático dijo...

Uhmm Fue Tomás! Y el único de Sincerio es Domingo! Joer, me has hecho pensar :s